Pasar al contenido principal

¿Por qué Minecraft es el juego más popular de la historia?

Minecraft

Minecraft

Minecraft ha sido un éxito en ventas durante más de una década. Ya son dos generaciones de gamers que viven bajo la influencia del juego salido de la mente de Notch. Es, de hecho, el videojuego más vendido de la historia, con casi 200 millones de copias en manos de los fans. Sin contar las copias piratas, que algunas fuentes estiman en un 300% de la cifra legal.

La exitosa acogida del público tras el lanzamiento está más allá de cualquier discusión, ¿pero, a qué se debe? Para responder a esta pregunta, primero habría que entender el sistema de generación de terreno que utiliza el juego, la generación procedimental.

 

¿Qué es la generación procedimental?

Un juego de generación procedimental es aquel donde los escenarios son creados a través de algoritmos dentro de la experiencia de juego, y no vienen predeterminados por los programadores. Dicho de otra forma: cada vez que juegas una partida de Minecraft eres el primero y el último en habitar el escenario generado, el espacio en el que te mueves no se parece al de ninguna otra partida.

Este método de generación tiene otra ventaja: en teoría, el mundo generado no tiene límites o, de tenerlos, están más allá de la capacidad del jugador de recorrerlos. En suma, no hay límites prácticos de forma ni de espacio.

Ahora viene lo más rompedor de la experiencia de juego: la libertad de crear sin límites. La de Minecraft es una experiencia de juego que será tan compleja como lo sea el jugador. Los mundos creados, las estructuras imaginadas y ejecutadas por los jugadores son reflejo puro de los límites de su creatividad. Cada mundo de Minecraft se parecerá inevitablemente a su creador.

 

Minecraft como experiencia educativa

Uno de los miedos más populares de los padres contemporáneos es no poder equilibrar el consumo de videojuegos de sus hijos con su formación académica e intelectual. Minecraft ha buscado ese equilibrio desde su premisa fundacional: el objetivo del juego es crear un mundo, habitarlo y desenvolverse en él. Para poder lograrlo, debe cultivar tanto su creatividad como su pensamiento concreto y la capacidad de planear a largo plazo. Muchas de las creaciones extraordinarias que los jugadores exhiben en redes sociales tardaron años en ser construidas: cada jugador tuvo que imaginar, recolectar los materiales, diseñar y ejecutar la construcción de sus mundos y edificios. El juego es un laboratorio de arquitectos y urbanistas, un habitáculo de artistas natos y un espacio imaginario donde la creatividad es la única moneda de cambio.

Los sistemas educativos de los países nórdicos ya han adoptado una edición especial del juego para sus aulas de clase: Minecraft es una materia de estudio y los alumnos utilizan de forma guiada y consciente el juego como una herramienta para desarrollar habilidades como la resolución de problemas, la capacidad de crear desde cero y la resolución de conflictos con otros jugadores: dentro del contexto adecuado, estas experiencias resultan revolucionarias en la mente de un niño... o de un adulto: el juego tiene la capacidad de atrapar el interés de adultos y mayores, que hacen parte activa de su ejército de fans.

A Minecraft le queda por pasar la prueba del tiempo: ¿Una carta de navegación para nuevos desarrolladores? ¿Cuánto tiempo de vigencia le queda al formato de las sandbox?¿Podrá convertirse en una biblia del género? Lo sabremos en una década, si sobrevive.